animasdeguasare.net

Reportajes

Reportaje extraído de un diario de circulación regional...

 

Devotos constatan historia de las Ánimas de Guasare

frente capilla animasTransitar por la Coro Punto Fijo y observar la sencilla capilla llena de visitantes, es algo que transporta a las personas entre lo mítico y lo religioso, entre lo humano y lo divino.  Es un encuentro de la historia y la religiosidad popular.

Han sido muchos los cuentos y las leyendas.  Unas enmarcadas en lo fantástico y otras en la realidad contada por quienes se la contaron o por quienes la vivieron.  Este es el caso de una fiel devota, quien refiere que Antonio Barrero, encontró los restos de tres cadáveres en la salina, deduciendo por las características, que eran de una mujer y dos hombres.

 

 

Historia de una Devota

La devota a quien se hace referencia es quien hoy cuenta esta historia con una serie de detalles que llevan a tocar misterios que muchos quieren conocer a través de la tradición oral, muchos devotos se acercan a ella para que les explique la realidad de los hechos sobre esta realidad o leyenda.

La declaración nació en 1914, dos años después de la gran sequía que embargó a la península de Paraguaná, y que originó una gran emigración de los habitantes de estas tierras a otras zonas del estado Falcón.

Fueron muchas las interrogantes de esta tragedia: ¿Cómo se trasladaban? ¿Qué comían?...¿Un castigo o una prueba para reafirmar la fe?...Sólo Dios y quienes fueron sus protagonistas, serían capaz de responder a estas interrogantes…

ubicacion satelite animas

El Teniente y las Ánimas

Para continuar con el testimonio, debe retomarse cuando Antonio Barrero encontró los cuerpos de aquella mujer y los dos hombres:

"A mi me explicó Antonio que estos cuerpos los había enterrado a la orilla de la salina.  Por cierto, que allí todavía existe el cerro de piedras que todas las personas que pasaban por allí lo colocaban luego de un favor concedido.  Con el tiempo la mar comenzó a sacar los restos, y al dejarlos al descubierto en señor Juan Mora los encontró y los enterró a la orilla de la carretera y le hizo un túmulo pequeñito."

Más adelante resalta la entrevistada, que al tiempo, un teniente se volcó arriba del túmulo, y a él no le pasó nada, sino que el carro se destrozó.  Esto causó conmoción entre la gente que pudo ver el vuelco y constantemente le decían que no le había pasado nada por que las Ánimas eran milagrosas y que además el seguro le pagaría el carro.

creyentes animas

Mil Bolívares para cambiar la historia

Otro de los que conocen sobre estos acontecimientos es un hombre recio que trabajó por muchos años como vendedor de velones en la capilla, hasta hace poco tiempo.

"Luego de que el teniente llegó con mil bolívares para que yo le hiciera el túmulo de las Ánimas de Guasare, me llegó Elías Valles quien estaba dispuesto a hacerlo.  Yo le dije que tenía mil bolívares que me había entregado el teniente, entonces construiremos una capilla pequeña me dijo.  Para completar, coloqué un lote de caramelos me los llenaban de fuertes y se los entregaban a Elías, después, me dijo, vamos a construir una capilla grande con lo que la gente entregue de limosna, y se construyó.  Antes le dije: vamos a hacer una junta, él no quiso hacerla."

Con esta idea se fue el vendedor de velones, diciendo, voy a entregar esta propuesta a la Diócesis, y se fue a hablar con Monseñor Iturriza; “a lo cual me respondió que el no tenía nada que hacer con muertos, que lo de él eran los santos”.

"Posteriormente, yo decidí ir a una reunión con Monseñor Ovidio Pérez Morales; obispo de Coro para ese entonces, muy emotivo me dijo que si recibía la capilla.

Yo toda la vida he sido promotor de las capillas – continúa el vendedor de velones – Monseñor Ovidio Pérez Morales, jamás se metió conmigo, mas bien cuando necesitaba hablar con él no tenía que pedir audiencia, sino que él me atendía de inmediato.  Esto fue hasta que llegó de Punto Fijo, un sujeto llamado Clemente, manifestando que quería modificar el templo y Monseñor Pérez Morales lo autorizó, pero le aclaró que me respetaran por el tiempo que yo había estado luchando por la capilla y su construcción."

Luego el entrevistado, según sus palabras, se quedó vendiendo velones afuera, “ya que la actual administración de la Arquidiócesis de Coro, montó un negocio dentro del templo”.

creyentes animas

Polítca del Sitio | Agradecimientos ESPECIALES ©2009 Punto Fijo, Edo. Falcón. República Bolivariana de Venezuela.